Google+ La Gruta De Los Lienzos: William Turner (1775-1851)

domingo, 14 de diciembre de 2008

William Turner (1775-1851)

Autorretrato de William Turner
Autorretrato de J.M.W. Turner

Pintor

Procedencia: Inglaterra.
Aprendizaje: Academia Real de Londres.
Técnica: Óleos basados en apuntes paisajísticos; también cultivó la acuarela.
Escuela: romanticismo, romanticismo inglés.
Temas: paisajes.
Reconocimientos: Socio (1799) y miembro (1802) de la Academia Real de Londres; miembro de la Academia de San Lucas de Roma (1819)


Joseph Mallord William Turner (1775-1851) Pintor británico. Su prematura inclinación hacia la pintura se concretó desde el primer momento en una vocación de paisajista, siendo este género el único que cultivó hasta convertirse en el estandarte de este género en Inglaterra junto con Constable.

Juventud. 

William Turner nace en Covent Garden, Londres, el 23 de abril de 1775. Su padre es un fabricante de pelucas reconvertido en barbero. Su madre, Mary Marshall, un ama de casa aquejada de crisis nerviosas que irá perdiendo su estabilidad mental desde su juventud. Hay quien asegura incluso que Turner heredó de ella su carácter melancólico.
 
El joven Turner es enviado en 1785 con su tío materno a Brentford, un pequeño pueblo al oeste de Londres, cerca del río Támesis. Aquí Turner muestra por primera vez su interés por la pintura. En 1786 asiste a la escuela en Margate, en Kent, al este de Londres, en el área del estuario del Támesis. A estas alturas ya ha realizado varias obras, exhibidas en el expositor del comercio de su padre.

Vista de Nuneham Courtenay desde el Tamésis (1787)

En 1788 regresa a Londres y empieza a trabajar para un arquitecto especialista en acuarelas; su preocupación por el modelo real y la observación son las líneas maestras de esta fase de aprendizaje. En esta etapa realiza varios viajes por tierras inglesas, recopilando estudios que posteriormente le servirán para sus obras definitivas, ya que Turner suele tomar las notas para sus cuadros mucho antes de realizarlos, incorporando a la obra definitiva la impresión que ha reconstruido la memoria.
 
Turner entra en la Royal Academy of Art en 1789, con sólo 14 años. A diferencia de sus contemporáneos, desea formar parte de ésta. Al principio, muestra un entusiasta interés por la arquitectura, pero el arquitecto Thomas Hardwick JR estimula su actividad pictórica. El mismo año, Sir Joshua Reynolds, presidente de la Real Academia, admite a Turner en la Academia, abocándolo definitivamente al mundo del arte. En 1790, una acuarela suya se muestra en la exposición veraniega de la Real Academia.
 
En 1791 Turner obtiene un premio de dibujo en la Royal Academy de Londres gracias a un paisaje, lo que lo lleva a decantarse definitivamente por esta temática.
 
En 1793 conoce al doctor Thomas Monro, médico psiquiatra y gran amante del arte, que le encarga la copia de los dibujos que tiene en su colección. En la ejecución de este trabajo Turner conoce a Thomas Girtin; Girtin dibujaba los contornos y Turner los colorea con acuarelas, iniciándose así una importante relación entre ambos jóvenes.

Éxito. 

En 1795, con 20 años, Turner empieza a trabajar al óleo al tiempo que recibe las primeras críticas por sus acuarelas. Recibe también los primeros encargos. Debe pintar vistas de la campiña inglesa, lo que lo lleva a realizar continuos viajes para tomar bocetos y dibujos. Estos encargos de nobles y aristócratas londinenses le van a permitir amasar una pequeña fortuna que motiva el traslado a un nuevo estudio.
 
Su primer óleo, ‘Fishermen at Sea’, es exhibido en 1796. Durante el resto de su vida, Turner expondrá regularmente en la Academia.
 
A partir de 1800 conoce a Sarah Danby, una joven viuda que será su compañera durante años y le dará dos hijas: Evelina y Giorgiana.

Pescadores en el mar (1796)

En 1802 Turner viaja a Suiza pasando el otoño en París. En la capital francesa conoce personalmente a Jacques-Louis David y visita el Louvre, donde tiene la oportunidad de copiar a Tiziano, Rafael, Rubens y Rembrandt. El color como medio de expresión es su objetivo más inmediato en estos momentos. Durante este viaje también realiza numerosos bocetos que utilizará en obras posteriores. Este mismo año de 1802 es elegido miembro de pleno derecho de la Royal Academy, en cuanto tiene la edad requerida para serlo, aunque ya lleva vinculado a la institución bastante tiempo.
 
En 1807 publica el primer volumen de "Liber Studiorum", una colección de grabados realizada a sugerencia de un amigo. A partir de ahora, Turner se interesa especialmente por el color y por el empleo de fondos blancos para los cielos y el agua, otorgando así mayor luminosidad a los tonos claros. Esta nueva fórmula la podemos apreciar en ‘Pescador saludando a un mercante’. Algunas obras de esta etapa están tomadas directamente al óleo del natural, algo bastante extraño en Turner, que prefiere el lápiz o la acuarela para los apuntes, observándose aquí la influencia de John Constable

Junción del Támesis y Medway (1807)

Su independencia económica le permite innovar, pero esto lo convierte en una figura controvertida en su tiempo. No en vano, los críticos empiezan a achacarle cierta indefinición en los contornos, la utilización poco apropiada del color y la infidelidad a la naturaleza. Sin embargo, aunque su obra es muy discutida, cuenta con admiradores y mecenas incondicionales, como el tercer conde de Egremont y Ruskin. Esto le proporciona un gran desahogo económico que le permite realizar viajes constantes.
 
Turner realiza una serie de vistas de casas de campo propiedad de nobles londinenses con las que afirmaba su estatus social y consigue un rápida fama al ponerlas de moda entre las clases aristocráticas. Esta fama se traduce en su contratación como profesor de perspectiva por parte de la Royal Academy de 1811 a 1828; no en vano, el interés por la perspectiva es una de las características que definen sus trabajos.
 
Si sus primeros trabajos son fieles al paisajismo inglés tradicional, en ‘Aníbal atravesando los Alpes’ vemos surgir su interés por el poder destructor de la naturaleza.

Tormenta de nieve: Aníbal atravesando los Alpes (1812)

En 1819, Turner realiza su primer viaje a Italia. Visita Turín, Milán, Venecia, Roma y Nápoles. Copia obras de algunos maestros clásicos, especialmente Tintoretto, y conoce a los maestros del Quattrocento italiano: Mantegna, Masaccio, Botticelli, Piero... De regreso a Londres en 1820, pone de manifiesto lo aprendido en este viaje en ‘Roma vista desde el Vaticano’, donde hace un sensacional homenaje a Rafael.
 
En los años siguientes expondrá poco en la Royal Academy, pero sus trabajos pueden admirarse en los locales dispuestos al efecto por sus protectores y en la galería abierta por el propio Turner junto a su casa. Cada uno de los trabajos expuestos lo acompaña un poema, suyo o de sus poetas favoritos, uniendo poesía y pintura.

Roma desde el Vaticano: Rafael, acompañado de La Fornarina, preparando sus cuadros para la decoración

En estas fechas su relación con Sarah Danby se enfría, estrechando su contacto con la sobrina de ésta, Hannah, relación que durará hasta la muerte del artista.
 
En la década de 1820 Turner se convierte en el pintor preferido del gran público, la aristocracia e incluso la realeza. Sus paisajes son admirados por todos. Le interesa especialmente los efectos atmosféricos, la luz y el color.
 
En 1828 visita de nuevo Europa, pasando esta vez por París, Avignon, Florencia y Roma. Pinta asiduamente y organiza una pequeña exposición en Roma, cosechando un gran éxito de público, aunque no de la crítica.
 
En febrero de 1829 Turner está de nuevo en Londres para realizar ‘Ulises’, obra en la que emplea colores claros y luminosos gracias al estudio de las obras italianas del Renacimiento.

Su padre muere en 1829; Turner, que se ha vuelto cada vez más excéntrico con el paso de los años, tiene pocos amigos a parte de su padre, con quien ha convivido 30 años y con quien ha colaborado eventualmente en su estudio; su pérdida le causa una honda impresión que desemboca en depresión.

A lo largo de 1831 Turner viaja por Escocia para contactar con su buen amigo Walter Scott, a quien va a ilustrar un libro de poesía. En 1832 viaja a París, donde conoce a Delacroix. Durante el verano de 1833 regresa a Venecia, una de las ciudades que más lo cautiva e inspira. En 1840 visita por tercera y última vez Venecia.

Últimos años. 
 
En sus últimos años, Turner emplea cada vez menos óleos y se centra más en la luz pura y los colores del reflejo. De acuerdo con la 'Historia ilustrada del Arte', de David Piper, sus últimas pinturas fueron denominadas 'Rompecabezas Fantásticos' (Fantastic Puzzles).

En 1844 Turner expone en la Royal Academy una de sus obras más famosa: ‘Rail, vapor y velocidad’, en la que recoge todas sus investigaciones respecto a la atmósfera, la luz y el color. En el lienzo, los objetos son vagamente reconocibles.

Raíl, vapor y velocidad (1844)

A partir de 1845 Turner abandona su contacto con la naturaleza, por lo que recibe duras críticas. Sus cuadros cada vez más caóticos, viéndose obligado a clavar un clavo en el marco para hacer saber cuál es la parte de arriba al enviarlos a las exposiciones.
 
En sus últimos años Turner vive una existencia solitaria, conviviendo casi exclusivamente con su amante, Sophia Booth. Llega a comprar una casa en Chelsea en la que convive con ella una larga temporada, haciéndose pasar por almirante retirado.

En 1850 expone por última vez en la Royal Academy. Enferma en octubre de 1851, falleciendo el 19 de diciembre en su casa en Cheyne Walk, en Chelsea, Londres, a la edad de 76 años. Según sus deseos, fue enterrado en la catedral de San Pablo, donde descansa al lado de Sir Joshua Reynolds.

Obra. 

En cuanto a la temática… 

Pintor romántico, Turner está interesado en la filosofía de lo sublime y retrata el asombroso poder de la naturaleza sobre el ser humano. Fuegos, catástrofes, hundimientos y fenómenos naturales que constatan que la humanidad no es más que un conjunto de peones de la Naturaleza. Como otros románticos, considera el paisaje natural como un reflejo de su humor.
 
Desde sus inicios, sus paisajes son plenamente románticos por el dramatismo de los temas tratados y manifiestan un interés particular por el espacio atmosférico y los efectos luminosos. Estos dos rasgos, los más característicos de su peculiar estilo, se mantuvieron hasta el final de su carrera, aunque en composiciones cada vez más esquemáticas y abstractas en las que el color adquirió un protagonismo absoluto.

La Tormeta

En cuanto a la técnica… 

Turner es comúnmente conocido como ‘el pintor de la luz’, renombrado no sólo por sus óleos sino también como acuarelista. No en vano, se le considera uno de los fundadores de la pintura paisajística inglesa a acuarela.
 
A partir de 1792 adoptó la costumbre de realizar apuntes de paisajes y vistas para venderlos a grabadores o convertirlos luego en óleos o acuarelas. Esta línea de actuación, mantenida a lo largo de toda su vida, está en el origen de la gran cantidad de dibujos que dejó a su muerte, amén de los que se incluyeron en obras como ‘Puertos de Inglaterra’ o ‘Vistas pintorescas de las costas meridionales de Inglaterra’.
 
Algunos expertos sugieren que los altos niveles de ceniza en la atmósfera durante 1816, que condujeron a unas inusuales puestas de sol durante dicho periodo, habrían podido influenciar el trabajo de Turner. Su peculiar estilo de pintura, caracterizado por el uso de técnicas exclusivas de la acuarela en la ejecución de sus obras pictóricas al óleo, generaba luminosidad, fluidez y efectos atmosféricos efímeros.

Venecia: La Dogana y San Giorgio Maggiore

Legado.

Turner dejó una generosa fortuna que deseó que fuera invertida en ayudar a lo que él llamaba ‘artistas desmoronados’. En su testamento legaba a la nación inglesa sus cuadros finalizados, con la condición de que se construyese un museo Turner para albergar esta colección, en el plazo de diez años tras su fallecimiento; de lo contrario, los cuadros deberían ser vendidos. No se construyó el museo ni se vendieron los cuadros, permaneciendo la colección expuesta en la que fuera su casa. 22 años después de su muerte, la colección fue enviada a museos fuera de Londres, empezando a disgregarla, en contra de los deseos de Turner. Tras más de un siglo de indecisiones, el legado Turner (320 óleos y más de 19.000 acuarelas y esbozos) se ha recopilado en un edificio anexo a la Tate Gallery, la llamada Clore Gallery, inaugurado en abril de 1987.
 
Turner, junto con John Constable, fue un estandarte de la pintura inglesa en sus últimos años y fue popular en Francia también. Los impresionistas estudiaron cuidadosamente sus técnicas, para dilucidar el poder de sus lienzos. En la era del arte moderno, hasta el arte abstracto se ha visto influenciado por él.


Vídeo sobre William Turner {PRÓXIMAMENTE}

Puedes leer y descargar la versión en PDF de esta entrada en Scribd.
Estas imágenes y más en Pictify {PRÓXIMAMENTE}

Fuente: Arte Historia. Biografías y Vidas. Wikipedia España.
Más información: TheArtWolf, EPDLP, ArtCyclopedia.
Más imágenes: ARC, HumanitiesWeb, The Atheneaum, Wikipedia Database.
Biopics: Mr. Turner.

2 comentarios:

  1. Muy bello. te sigo...

    saludos y anexo desde ya a mi lista de blog culturales que me llena el alma..

    saludos fraternos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras, porque ellas me han permitido seguir tus pasos a hurtadillas, hasta tu escondite de versos.

    ResponderEliminar

Te doy la bienvenida a mis mares.
Muchas gracias por verter en ellos tus palabras.